La oposición logró firmar el dictamen de mayoría a pesar del rechazo del Frente de Todos. Se espera que la iniciativa del dirigente radical obtenga la media sanción de la Cámara la semana que viene.

El plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación aprobó ayer por mayoría un dictamen para establecer a nivel nacional el sistema electoral de Boleta Única de Papel, en base al proyecto de ley presentado el año pasado por el diputado nacional (MC) de Chubut Gustavo Menna, y que contó con el consenso de legisladores de distintos partidos.

El proyecto, con número de expediente 986-D-2021, propone una modificación del Código Nacional Electoral con el objetivo de mejorar la representación democrática a partir de una optimización del proceso eleccionario. Esta iniciativa de Menna fue consensuada en la Fundación RAP y presentada con las firmas de María Graciela Ocaña, Enrique Estévez, Mayda Cresto, Marcela Campagnoli, Brenda Austin, Omar De Marchi, Ingrid Jetter y Paulo Cassinerio.

Firmaron el despacho a favor un total de 58 diputados provenientes de los bloques que integran Juntos por el Cambio (UCR, PRO y Coalición Cívica), a los que se sumaron los del peronismo federal encabezados por Graciela Camaño, en tanto que lo rechazaron 57 diputados integrantes del Frente de Todos.

El dictamen aprobado ayer recogió los aportes realizados por los distintos bloques parlamentarios, y fue posible a partir de los acuerdos obtenidos desde que hace un mes una amplia mayoría de la Cámara emplazó a las comisiones a tratar el tema en un tiempo acotado.

El sistema promovido adopta el modelo cordobés de boleta única, por el cual los candidatos de todas las categorías están desplegados en una misma papeleta, que el presidente de la mesa electoral entrega a cada sufragante para que marque con una lapicera en el casillero respectivo al candidato de su preferencia.

Entre los beneficios del nuevo sistema, sus autores destacan que evita el voto cadena, el robo y la destrucción de boletas, iguala la competencia electoral entre los distintos partidos, por el ahorro en fiscales y gastos de impresión y distribución de boletas; y genera además un ahorro de más de $ 3.000 millones por elección en aportes que se realizan a los partidos para impresión de boletas. Este último monto surge de lo erogado en las elecciones de 2021 a nivel nacional.

Está previsto que el dictamen se trate la semana próxima en sesión de la Cámara de Diputados, y se anticipa que ante la posición favorable expresada por todos los bloques de oposición, se superen los 129 votos exigibles constitucionalmente para su aprobación, por tratarse de una ley electoral. En consecuencia, el significado político de ese resultado representaría una dura derrota para el oficialismo y el kirchnerismo que se opusieron a esta iniciativa.

“Es muy positivo que se vayamos avanzando en un sistema que, sin dudas, va a mejorar la calidad de nuestras instituciones y de la democracia”, destacó Menna, quien volvió a remarcar “el trabajo de la Fundación RAP, a la que pertenezco, en la tarea de lograr que legisladores de distintas fuerzas avanzaran en un proyecto de ley consensuado”.