Es para Brian Petrillan (24), que la noche del 11 de Junio pasado fue a la casa de su ex pareja Erica Gallegos (25), en el barrio San Miguel y la atacó con un cuchillo mientras dormía, asestándole cuatro puñaladas.

Fue su hijo de dos años quien logró pedir ayuda para su madre al darle aviso a su abuela, que vive frente a su domicilio.
La joven llegó casi sin vida al hospital producto de la pérdida de sangre, pero fue intervenida y consiguieron salvarla. Estuvo alrededor de un mes internada, y sufrió graves secuelas.

Durante el debate oral y público ante el Tribunal, integrado por Marcelo Orlando, Stella Eizmendi y Marcela Pérez Bogado, declararon cerca de 30 testigos y la fiscal María Angélica Carcano acusó a Petrillán por “su intención de darle muerte”.

Una vez conocida la culpabilidad, solicitó una pena de 14 años de prisión sobre un máximo de 15 posibles. El defensor público Custodio Gómez, en cambio, pidió el mínimo de pena, que es de 10 años. La figura legal impuesta fue tentativa de femicidio, y es la primera vez que se utiliza con la nueva legislación. “Este ataque se produjo en un contexto de violencia de género”, advirtió en la acusación la Fiscalía.

El jueves a la tarde, los jueces dieron a conocer la pena de 12 años de cárcel para Petrillan, quien había sido detenido el mismo día del hecho.
“Adentrándome en la decisión del caso en concreto, ha quedado debidamente claro que este es uno de aquellos casos donde deben analizarse el contexto, las circunstancias y la situación de la víctima: por la invocación de la violencia de género”, indicó en su voto el juez Orlando.

Fuente: Prensa Fiscalía