Enterados que había sido beneficiado con prisión domiciliaria, varios vecinos se dirigieron al Complejo 60 viviendas del Barrio Pujol II.

Sucedió alrededor de las 20 del jueves y la policía logró retirar al acusado evitando consecuencias mayores.

Los vecinos enardecidos alcanzaron a romper vidrios de la vivienda e intentaron quemarla arrojando botellas con combustibles sobre el frente.

Las llamas alcanzaron a un ciclomotor de 50 cm cúbicos, que quedó destruido por completo.

Por los destrozos fue detenida una mujer de 23 años; en tanto el presunto abusador sexual fue trasladado al centro de detención de Trelew.

Según el parte policial, no existieron efectivos lesionados y los daños al inmueble son parciales.

La investigación acusatoria es por un presunto abuso sexual intra familiar y el hombre está con prisión preventiva desde hace algunos meses.

La causa ya fue elevada a juicio oral y la funcionaria de Fiscalía, Anya Puchetta había pedido que la prisión preventiva continuará en un establecimiento carcelario.

No obstante la Jueza Yamila Flores, le concedió la domiciliaria hasta la instauración del juicio.