El hecho es de 2017 cuando el condenado, Walter Rivero, convivía con su pareja y tres hijos de ella. Fue clave la presentación de médicos del Hospital.

La Cámara Penal, integrada por los jueces Rafael Lucchelli, Flavia Trincheri y Alejandro Defranco, confirmó la pena de 10 años de prisión impuesta por los jueces Leonardo Pitcovsky, Marcela Pérez y Patricia Asaro en el juicio que se realizó a fines del año pasado.

El delito por el que se lo condenó al “patovica” Walter Rivero fue por “abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente con un menor de edad”.

El hombre convivía con una mujer y tres menores. Y abusó sexualmente de uno de ellos, de dos años y 11 meses. Además le produjo una seria lesión en los genitales.

Realizó tocamientos impúdicos sobre la pequeña víctima, tomando al niño del pene en forma tan brusca que le provocó una herida, para luego accederlo vía anal, lo que provocó en el niño lesiones agudas de ASI, constatadas a través de los médicos intervinientes mediante el Protocolo para Abuso Sexual Infantil”, indicó el fiscal Daniel Báez.

Según el informe médico el niño presentaba lesiones en su ano y pene, y los profesionales comprobaron que se trataba de un caso de abuso sexual infantil.

Además, los exámenes psicodiagnósticos realizados por la licenciada Mariana Pastor a la víctima y a su hermano reafirmaron la situación.

El imputado está detenido desde abril de 2017 y está alojado en el Centro de Detención de Trelew.

Actualmente el niño se encuentra con su padre en otra localidad, en el marco de la Medida de Protección que tramita en el Juzgado de Familia N° 1.