En un documento dado a conocer en los últimos días y con la firma de Sergio Mulbayer, señalan que la conducción provincial del radicalismo está más preocupada en formar alianzas que en formular un plan de gobierno.

Y además agregan que la UCR está condicionada en sus acciones a lo que digan desde el PRO.

ESTE ES EL DOCUMENTO.

“EL RADICALISMO TOMA SUS PROPIAS DESICIONES”
Hoy en la UCR de Chubut estamos frente a una total falta de conducción. Observamos con preocupación que frente al escenario electoral que se avecina, donde se instruyó a la totalidad de la Mesa del Comité Provincia a sondear posibilidades de alianzas hace ya más de un mes, no sabemos si se ha avanzado y si se lo ha hecho en qué condiciones.
Esta inexplicable quietud se observa por otro lado en quienes eventualmente pueden ser integrantes de una alianza electoral con la UCR que ya hablan de integración de listas, de compartir listas en un 50% nos dicen como debe ser la campaña a quien convocar y a quien excluir. A ello se suman declaraciones de quienes desconocemos que representación partidaria ejercen, hechas desde Buenos Aires de un despacho del gobierno del PRO, lo grave es quien las hace no vive en Chubut.
Solo se habla de candidaturas y no de programas y propuestas para sacar a Chubut de esta crisis y corrupción. Ello ha hecho que en los distintos comités departamentales, en la base partidaria y también la ciudadanía se desconozcan cuestiones elementales y entonces cada cual haga lo que le parezca.-
Lo peor es que se pretende armar una campaña donde pareciera ser lo más importante no quedar mal con el PRO, renunciando a la historia y los valores de la UCR y lo que es más grave es creer que el sostén de la campaña electoral puede ser exhibir los «logros» del gobierno nacional.
La política que propone el PRO y los K son espacios para los fanáticos que no analizan la realidad y sus necesidades, viven la falta de visión que genera el sectarismo.
Desde la UCR consideramos que solo el encuentro nos permitirá salir de donde estamos, siempre nuestras acciones han girado de Irigoyen para acá sobre un concepto madre «los hombres son sagrados para los hombres y los pueblos lo son para los pueblos “.
Exigimos la convocatoria urgente a la Convención Provincial que necesariamente debe reunirse por exigencias de la ley de partidos políticos para elaborar un programa de gobierno, que si ese programa es compartido podremos hablar de alianzas, si este programa no es aprobado la UCR o la alianza que se forme no podrá oficializar listas.
La UCR debe dejar bien en claro su posición, por ejemplo sobre el manejo de nuestros recurso naturales que vamos a hacer frente al embate minero que lidera el presidente, que vamos a hacer frente a las concesiones petroleras otorgadas por el actual gobierno, vamos a dejar que contratos nulos de nulidad absoluta se sigan usando para que seguir empobreciendo a los chubutenses?, debemos definir nuestra posición sobre el recurso eólico y la pesca a la que debemos exportar con valor agregado y no cruda como ahora. La riqueza debe servir para el desarrollo de los pueblos y no para engrosar el patrimonio de los empresarios amigos del poder.-
Necesitamos que nuestros legisladores nacionales no se conviertan en voceros del gobierno nacional en la región sino por el contrario, que sean portadores de nuestras imposiciones y necesidades al gobierno central y eso no ocurre, los ejemplos son más de sumisión que de imposición.
En la provincia las empresas que explotan el yacimiento petrolero más grande del país se comprometieron a sacar gas a un valor U$D1, 91 por MBTW, ¿por qué nos calculan las tarifas a U$D 7 u 8 el MBTW ?, LA UCR NO PUEDE SEGUIR CALLADA.
Exigimos que se convoque a la Convención y no pongan en riesgo la no oficialización de las listas para competir por no aprobarse un programa, que quienes nos representen lo compartan y se obliguen a cumplirlo, si no se cumple no hay alianzas.
Si Mena quiere ser candidato debe advertir que en el radicalismo habrá obsecuentes amarillos que lo rodean pero existe una gran masa radical que propone superar estas cosas y volver a nuestros orígenes, estamos ante una total falta de conducción que no advierte la necesidad de coordinar y sumar esfuerzos y creen que lo armado debe responder a un sector complaciente al PRO y no a toda la UCR. Ofende leer noticias que desde la Casa Rosada nos digan hasta que formula debemos llevar y más nos duele que haya radicales que lo consientan.
Somos los militantes que sostuvimos a la UCR cuando muchos de sus dirigentes eran cooptados por el Das Nevismo, resistimos y si hoy somos alternativa debemos agradecer a esa militancia que de manera intransigente sostuvo al partido, resulta que ahora somos los que molestamos en los armados claudicantes que se pretenden hacer. El PRO pretende realizar el mismo proceso de cooptación.
No nos pidan que apoyemos un programa que no se comparte y observamos con tristeza como algunos privilegian la continuidad de sus funciones por sobre sus convicciones. Un partido como el que tenemos hoy en la provincia que renuncia a opinar, a criticar, y a proponer sirve muy poco y lo que no sirve tiende a desaparecer.
Se les agota el talento echándoles la culpa a otros, el rencor no puede imponerse a un proyecto. En síntesis queremos participar en las decisiones que se tomen, queremos aportar, dejar en claro nuestra postura y lo exigimos con el derecho que nos da nuestra condición de radicales.
Sergio Mülbayer