A fines de enero de 2017 Miguelito Tello, el niño mexicano accidentado camino a Punta Tombo en abril de 2016, regresaba a casa previas evaluaciones en Cuba.

Su papá Jaime compartía la foto con la tripulación del avión de AeroMéxico con el que se iban del país después de 9 meses de estadía en Argentina.

Termina 2017 y Miguelito continúa progresando lentamente pero firme en su recuperación.

Su papá Jaime Tello confió la recuperación de Miguelito en Dios enfatizando que su deseo es que vuelva a caminar, correr, reirse. Agradeció además la atención en el Hospital de Trelew y en el Instituto Fleni de Bs As.

Miguelito había llegado en la ante última recalada del crucero Norwegian Sun de la temporada 2015- 2016.
Junto a su padre Jaime y una tía contrataron un servicio de guia con vehículo en la Agencia Allora Viaggio porque el sueño de Miguelito era conocer los pingüinos.

Volcaron en el camino de acceso a la reserva de Punta Tombo y el niño salió despedido ya que el vehículo no tenía cinturón de seguridad en el asiento trasero.

Su padre salió ileso y debió sortear numerosos inconvenientes para que el seguro del viajero se haga cargo de los gastos de atención.

Quedó internado en terapia intensiva en el Hospital de Trelew y a través de una cadena de favores en las redes sociales numerosos vecinos de toda la provincia ayudaron a sus padres con la estadía y a cubrir sus necesidades.

Ni el seguro de viajero, ni la agencia donde contrataron el viaje respondieron y su papa Jaime señaló que tampoco desde el Ministerio de Turismo habrían cumplido con las promesas de traslado y alojamiento. Finalmente se concretó a mediados de junio.

La agencia de Viajes Allora Viaggio fue clausurada en julio por el Ministerio de Turismo de Nación. Su propietaria, Raquel Monzónfalleció trágicamente en un accidente automovilístico en cercanías de Gral. Conesa en agosto. No llevaba puesto el cinturón de seguridad.