Langostinos

La investigación realizada en el mes de marzo por el INIDEP, advierte sobre esta delicada situación que puede tener un grave impacto negativo en la actividad pesquera patagónica, la que en los últimos años casi ha abandonado otras capturas, para dedicarse casi en exclusividad en el hasta ahora rentable langostino.

Los investigadores del INIDEP consideran que las elevadas capturas que se han venido realizando desde el año 2017, han disminuido la reproducción de la especie langostino, el que además en sus capturas este año tiene un tamaño menor que en anteriores temporadas.

Este recurso natural renovable presenta características biológicas que hacen sumamente difícil el manejo de su explotación. El langostino presenta un ciclo de vida relativamente corto y una tasa de crecimiento alta y variable, habitualmente con un reemplazo casi total de la biomasa disponible para su pesca entre dos temporadas de pesca sucesivas.

Estas características, sumadas a la gran fluctuación del nivel de reclutamiento anual a las artes de pesca comercial, generan una gran variabilidad (y consecuentemente incertidumbre en su cuantificación), en la abundancia de la biomasa disponible por la flota langostinera, encontrándose el recurso en permanente riesgo de sobrepesca y/o ineficiencia económica en la explotación por circunstancias de la cosecha que se identifican como sobrepesca del crecimiento y sobrepesca del reclutamiento.

la caída de la captura de langostino, señalada por el INIDEP, advierte sobre esta delicada situación que puede tener un grave impacto negativo en la actividad pesquera patagónica.