Sin clases

El coronavirus generó una profunda reflexión sobre las prácticas educativas institucionales, en particular, respecto de su suficiencia pedagógica para asumir los retos de una formación mediatizada por recursos tecnológicos. La demanda de enseñar a distancia puso en evidencia la desigualdad en la oferta educativa y la dificultad de los docentes para hacerse cargo de la formación óptima de todos sus estudiantes cualquiera sea su situación social.

Escuelas cerradas, niños y jóvenes estudiando en su casa pusieron en jaque al sistema educativo y a sus objetivos prioritarios. Sin embargo, la pandemia también nos está mostrando que estamos asumiendo los retos de la relación pandemia – justicia educativa, y las grandes diferencias que se manifiestan entre el servicio educativo de gestión público estatal y público privado.

Como podemos ver en el informe La educación de los Argentinos en clave de recursos y estructuras de oportunidades (UCA; 2020), uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la política pública de la educación en Argentina es, sin dudas, el garantizar a las personas el derecho efectivo a la educación que se despliega a partir de la interrelación de tres principios clave: el acceso, permanencia y egreso del sistema educativo.

Es necesario repensar un sistema, una escuela y una comunidad docente que ofrezca: nuevas formas de enseñar, aprender y evaluar; una cultura material variada y rica; la incorporación de la acción tutorial como parte de la docencia a fin de educar lo emocional; y el acompañamiento de trayectorias educativas diversas de la mano del reconocimiento de trayectorias profesionales diversas de docentes y directivos.

Escuelas cerradas en el mundo la pandemia del COVID-19 está teniendo consecuencias abismales en muchos aspectos de la vida de las personas, pero sin dudas, uno de los principales afectados es la institución escolar. Como muestran datos de UNESCO, la pandemia actual está afectando a 168 países, interrumpiendo el ciclo escolar de más de 1235 millones de jóvenes (70,6% del total de estudiantes).

Como se puede apreciar, en Europa y Asia hay una gran disparidad de posturas con respecto al regreso escolar. Mientras que países algunos países como Italia o India no ven viable una apertura escolar en la brevedad, otros países como Dinamarca o China ya retomaron su ciclo lectivo de forma presencial en gran parte de su territorio. Por otro lado América y África, mantienen en general una postura firme de cierre escolar generalizado hasta que no estén dadas las condiciones de garantizar a los alumnos mayor seguridad sanitaria.

MAPA

Países de Europa

En Dinamarca, por ejemplo, el 16/03 cerraron las escuelas. Pero la interrupción fue breve, esta duró sólo un mes, y tuvo su retorno a clases el 15/04. Este pronto regreso a la escuela vino acompañado de un estricto protocolo de higiene que todas las instituciones educativas debían respetar.

En Alemania comenzaron a cerrar escuelas de manera paulatina en algunas provincias el 03/03, y de manera definitiva en todo el país el 18/03. No obstante, el 04/05 volvieron a abrir las escuelas primarias bajo protocolos de higiene.

En Francia, comenzaron a cerrar escuelas de manera gradual el 03/03, y de manera definitiva en todo el país el 16/03. Ya el 11/05 comienzó el regreso a las escuelas, esto se dará con un modalidad de traspaso virtual/presencial.

Asia

En China, dado que fue el primer epicentro de la pandemia comenzaron a cerrar escuelas el 16/02 y de forma definitiva en todo el país el 21/02. El regreso a clases está siendo segmentado, pero ciudades sumamente pobladas como Shangai y Beijing volvieron a dar inicio a su ciclo lectivo el 27/04. Al igual que el resto de los países que reabrieron sus escuelas, se impusieron estrictos controles de higiene en todas las instituciones.

Oceanía

En Australia, nunca cerraron las escuelas de manera definitiva en sus seis Estados.

Medio Oriente

En Israel, se cerraron las escuelas de todo el país el 12/03 y los estudiantes comenzaron las clases de manera segmentada el 03/05, luego de aplicar la modalidad virtual de enseñanza. a clase14.

África

En Madagascar, se cerraron las escuelas de todo el país el 21/03 y se volvió el 22/04 de forma localizada en algunas instituciones educativas. Las medidas de higiene adoptadas fueron uso obligatorio de tapabocas y distanciamiento social entre alumnos.

América

En América todavía ningún país tiene planificada una vuelta a clases extendida para todos sus alumnos. Mientras que Nicaragua y tres Estados de Estados Unidos nunca interrumpieron su ciclo lectivo, hay países como Paraguay que ya pospusieron el regreso a clases hasta diciembre de este año. En el medio de estos extremos, la mayoría de los países (como Brasil y Argentina) no se ha comprometido con fechas concretas de regreso a las aulas.

En Estados Unidos, se comenzaron a cerrar algunas escuelas desde el 28/02, pero dado que cada Estado tiene total autonomía sobre la gestión de su sistema educativo, todavía hay 3 Estados que no cerraron sus escuelas

En Uruguay, se cerraron todas las escuelas el 16/03 y todavía no hay una fecha anunciada de reapertura. No obstante, está llevando adelante desde fines de abril una apertura paulatina de los colegios rurales. De esta forma, todos los ciudadanos más afectados por la modalidad de curso virtual pueden continuar presencialmente su ciclo lectivo.

El COVID-19 generó cambias en diferentes ámbitos de la vida cotidiana y la educación no fue la excepción. De acuerdo a los datos de UNESCO, el 70,6% de los estudiantes en 168 países se encuentran sin clases presenciales. Este informe mostró la situación en países que habían interrumpido sus clases presenciales y han anunciado cuándo y cómo vuelven a dictar clases presenciales. En la mayoría son países desarrollados que cuentan con recursos de infraestructura y en términos de higiene que permiten una vuelta la escuela.

El tiempo que han cerrado las escuelas en los países que están volviendo es dispar. En un extremo, Dinamarca y Noruega vuelven abrir escuelas luego de 23 y 33 días sin clases presenciales, respectivamente. Sin embargo, en Holanda se llega a casi 60 días sin clases presenciales en secundaria (57 días).

 Todos los países que se encuentran volviendo a clases están cumpliendo con medidas de higiene y distanciamiento entre alumnos.

A pesar de que existan algunas diferencias entre las medidas llevadas a cabo, sólo se habilitan las instituciones escolares que pueden cumplir estrictamente con todos los protocolos de higiene y distanciamiento autoimpuestos por cada país. Esto genera dificultades aún más grandes en países en vías de desarrollo, donde (en su gran mayoría) ya existían problemas de sobrepoblación escolar e insuficiente capacidad infraestructural.

Por esto, más allá de que ya haya algunos países que han podido articular su regreso a clases, esto debe darse de una manera secuenciada en la medida que cada país pueda garantizar un ámbito seguro para el regreso a clases de sus estudiantes

 

 

 Fuente:Observatorio Argentinos por la Educación I Autora: Gabriela Azar (Directora de Educación de la Universidad Católica Argentina)