Pangui se encontraba en el Parque Recreativo de Rawson desde 2015, cuando fue capturado en un domicilio de Trelew donde lo tenían como mascota.

El puma fue trasladado al Bioparque de la ciudad de Durazno, sitio que ha abandonado por completo su viejo concepto de zoológico, para convertirse en un moderno parque natural.

Fue un trabajo conjunto entre la Dirección de Fauna y Flora Silvestre, el Instituto de Asistencia Social, la Coordinación del Parque Recreativo General San Martín de Rawson y la Fundación Vida Animal.

A raíz de este suceso de mascotismo ocurrido en el 2015, se viene realizando una campaña tendiente a la concientización y sensibilización sobre los peligros que pueden generar los animales silvestres adoptados como mascotas.

Los mismos pueden tener comportamientos agresivos e incluso transmitir enfermedades, además pueden generarles grandes problemas para su reinserción al medio silvestre, ya que en cautiverio sufren alteraciones en su desarrollo y comportamiento.

La Dirección de Flora y Fauna Silvestre de la provincia agradeció apoyo y la colaboración de todos quienes participaron en el traslado.

También a las carnicerías Elías de Trelew y Centro de Carnes Gaiman que, desinteresadamente, donaron el alimento durante este período, y a todos aquellos involucrados en la conservación de esta especie.