El caso fue resuelto tras la creación del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas y la implementación del plan de trabajo previsto por las resoluciones del Ministerio de Seguridad de Nación.

El hombre fue identificado como Alejandro Muñoz, nacido en Llallagua, provincia de Bustillos, Bolivia, el 9 de noviembre de 1935. 

En Madryn vivía en situación de calle y falleció en noviembre de 1994.

No poseía DNI ni estaba denunciado como persona desaparecida, no obstante se archivaron sus huellas dactilares y 25 años después pudo ser identificado.

La Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal de la Nación, a cargo de los fiscales Marcelo Colombo y Alejandra Mangano, formó en 2016 un proyecto en conjunto con el Ministerio de Seguridad de Nación.

Se pretendió confrontar las denuncias de personas desaparecidas con personas registradas como aparecidos NN en fuerzas policiales, hospitales, psiquiátricos, etc, optimizando la información de organismos públicos recolectada, entrecruzarla. Se comenzó a buscar sobre el periodo de 1990.

Se implementó la carga de huellas digitales de personas buscadas en el sistema de identificación AFIS y en la base de datos SIFCOP, del Ministerio de Seguridad de la Nación.

En este marco, el Ministerio de Seguridad pudo constatar que las huellas plasmadas referidas a la persona NN que falleció en Madryn fueron idénticas al legajo de quien dijo ser

Ahora, buscan a sus familiares para restituirle los restos.

Fuente: Prensa Fiscalía.