El ministro de Turismo de la provincia, Néstor «Quique» García, mostró su enojo por la cantidad de cajones y distintos desechos de los barcos, que fueron juntados de las playas de Península Valdés.

En total se han recolectado alrededor de 4000 y en los próximos días presentarán las estimaciones correspondientes a través del Ministerio de turismo y también de Medio Ambiente de la provincia.

Ya en abril, en Península Valdés, se habían recolectado más de 300 cajones, redes, sogas y otros elementos de desecho de la industria pesquera y el Ministerio de Turismo comenzó un plan para limpiar distintas playas del Área Natural Protegida.

Ahora en mayo, solo 30 días después el ministro de Turismo Néstor García, informó sobre una presentación judicial y explicó que «en la última juntada que se hizo en las playas del «Patrimonio de la Humanidad» Unesco se llegaron a contabilizar 4.000 cajones de plástico de pescados que arrima la marea a la zona costera y que provienen de las embarcaciones pesqueras».

Los hechos son realmente graves y más aún si a ellos se suman las denuncias institucionales que por los millones de kilos de pescado que se descartan y devuelven al mar.

Ante estas realidades es de esperar y es obligación de las autoridades provinciales y nacionales, según corresponda, actuar como corresponde dentro del marco de la ley y no solo quedarnos con las informaciones periodísticas.

Se aguarda para los próximos días información oficial puntual con relación a las denuncias y actuaciones judiciales que se realicen y también se identifique a las empresas responsables de esos daños ambientales.

La difusión y la condena social que ello provocará, será una muy importante herramienta de la sociedad en la búsqueda de acciones concretas en beneficio de actividades sustentables y la defensa de nuestro medio ambiente