La planta cementera de Loma Negra en Olavarría, emblema para la industria nacional, cerró sus puertas porque el volumen que venía produciendo no lo permitía sostener los costos fijos.

Este cierre era un secreto a voces. La compañía venía despidiendo por goteo a sus empleados y está buscando junto con la Asociación Obrera Minera Argentina (Aoma) ubicar en otras empresas del sector a los 22 operarios que hoy se quedaron sin trabajo.

En 2017 supo emplear a 100 personas.

La otra empresa que avanza por ese camino es la histórica Zanella. La empresa líder nacional en la fabricación de motos se vio duramente afectada por la caída del consumo y se vio obligada a hacer malabares financieros para evitar lo que sucedió hoy: el envío de telegramas de despidos a 75 operarios de la línea de producción de la fábrica ubicada en Caseros.

Fuente: LPO