Los subsidios implementados por el ex ministro de Energía Juan Aranguren para que las empresas petroleras explotaran gas en la cuenca neuquina de Vaca Muerta, están representando un muy elevado costo para el Tesoro Nacional.

Esto que en un principio se planteó como un incentivo, se ha convertido en una pesada carga para el Tesoro.

Del subsidio de 4.60 dólares el millón de BTU que cobraban en abril de 2018, pese a la gran devaluación que se registró en el medio, las petroleras pasaron a cobrar un subsidio de 7.50 dólares el millón de BTU.  Ello representó en dólares, una suba del 63%.