Foto Ilustrativa
Foto Ilustrativa

Una joven de Trelew, actualmente tiene 17 años, denunció que un pastor de 32 que predica en una iglesia de barrio Corradi la abusó, la dejó embarazada y la obligó a abortar. Asegura haber aportado varias pruebas pero sin reacción de Fiscalía.

La relación con el agresor había empezado hace 3 años. Es hermano de su padrastro. La chica, era maestra ahí.

Pide justicia. Y al dolor le suma la desidia de funcionarios judiciales: “Le presenté a la fiscal del caso todas las pruebas, hasta el embrión para que le hagan ADN, pero me dijo que no iba a servir porque pasó mucho tiempo y actuó el formol sobre el tejido. Él no debe estar libre”.

A través de su mirada trata de transmitir el infierno que en su propia piel le tocó vivir, en un lugar inesperado. Decidió visibilizar su caso porque no aguanta más, quiere justicia por el acto de abuso al que -dijo- fue sometida y además, porque la obligó a abortar. Ella no quería hacerlo, la llevaron a una clínica, la dejaron sola y el médico comenzó a realizar el procedimiento quirúrgico para interrumpir el embarazo.

“Yo quería el bebé”

La joven trelewense advierte estar muy mal. “No puedo superar todavía lo que pasó. Al bebé lo quería tener. No me importa si por la violencia conmigo no se hace justicia, pero por el aborto sí. Fue por culpa de él que yo no lo tengo”, sostuvo.

Lo que a ella más le preocupa es que el pastor siga en contacto con la gente. “Está libre. En contacto con jóvenes, me preocupa que haya pasado con otra chica y que no haya dicho nada quiero que se haga justicia, que lo saquen de ahí”.

 

Fuente: Diario Jornada