La armadora es la segunda de mayor movimiento a nivel mundial y es la propietaria del Coral Princess, buque que tiene previsto arribar a Madryn el próximo domingo.

Lo compañía emitió un comunicado en el que especifica que la medida se extiende hasta el 10 de mayo y afecta a todas las embarcaciones que posee.

«Princess Cruises es una compañía global de vacaciones que atiende a más de 50 mil huéspedes diariamente de 70 países como parte de nuestro diverso negocio, y es ampliamente conocido que hemos estado manejando las implicaciones de Covid-19 en dos continentes.

Si bien esta es una decisión comercial difícil, creemos firmemente que es la correcta y está alineada con los valores fundamentales de nuestra empresa», dijo Jan Swartz, presidente de la compañía.

Además aclararon que aquellos pasajeros que están actualmente a bordo de un crucero que terminara en los próximos cinco días continuarán navegando como se esperaba hasta el final del itinerario para que los arreglos de viaje en adelante no se vean interrumpidos.

Asimismo, agregó la compañía que viajes actuales que están en curso y se extienden más allá del 17 de marzo finalizarán en el lugar más conveniente para los huéspedes, teniendo en cuenta los requisitos operativos.

«Para aquellos que se ven afectados por esta decisión comercial, Princess ofrece a los huéspedes la oportunidad de transferir ciento por ciento del dinero pagado por su crucero cancelado a un futuro crucero de su elección», informó en el comunicado.