DECLARARON ALERTA AMARILLA EN EL VOLCÁN COPAHUE

Los servicios geológicos de Argentina y Chile elevaron el nivel de alerta después de registrar un incremento de energía y magnitud de las cenizas.

Tanto el Servicio Geológico Argentino (Senagar) como el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) decretaron la alerta amarilla en el volcán Copahue, luego de que se registrara actividad desde el domingo a primera hora.

Los análisis detectaron un aumento de la energía y de la magnitud de las cenizas emanadas desde el cráter principal y dispararon el estado de precaución.

De esta manera, se restringió el acceso a un radio de 1.000 kilómetros, pese a que, por el momento, no generó mayor preocupación entre los especialistas.

«La señal sísmica registrada en la red de monitoreo del volcán no presenta cambios significativos en energía ni en la cantidad de sismos asociados a la dinámica del sistema, lo que deja de manifiesto la particularidad del proceso, que sin ser eficiente sísmicamente, logra manifestarse en una emisión de cenizas de moderada energía pero constante», informó el servicio trasandino.

«Con la declaración de la alerta amarilla, se alistarán escalonadamente los recursos necesarios para intervenir de acuerdo a la evolución del evento, con el objeto de evitar que éste crezca en extensión y severidad, minimizando los efectos negativos en las personas, sus bienes y el medio ambiente», se agregó.

En tanto, se advirtió que el cambio en la actividad superficial del volcán podrá mantenerse durante días «sin manifestar cambios en la señal sísmica», pero aun así manteniendo la columna de cenizas.

«Estamos en una buena temporada. La actividad volcánica no es preocupante. Además, la comunidad está preparada y sabe que convive con un volcán en actividad», afirmó el intendente de Caviahue-Copahue, Oscar Mansegosa.

La población cercana al volcán sufrió en 2012 una de las mayores erupciones de los últimos tiempos del Copahue. Las cenizas alcanzaron 1,5 km de altura y en su momento se elevó la alerta a naranja. Sin embargo, no fue necesaria una evacuación de la zona.

El 27 de mayo de 2013 sí hubo que abandonar la zona luego de que las autoridades argentinas y chilenas establecieran la alerta roja por una posible erupción.