Las primeras botellas se abrirán el 24 de marzo en la Fiesta del Golfo. En total se sumergieron 300 botellas de un vino producido en Viedma.

Se trata de una iniciativa privada del operador turístico Claudio Barbieri, quien dijo que esta iniciativa debería replicarse en toda la costa atlántica de Río Negro y Chubut.

La iniciativa se complementaría con el cultivo de mejillones para ofrecer platos frescos junto al vino.

Cabe agregar que durante la gestión de gobuierno de Martín Buzzi hubo en Chubut un proyecto similar impulsado por el Secretario de Turismo de ese momento, Carlos Zonza Nigro, aunque no prosperó. Se complementaba además con un parque submarino de estatuas.

 

Por las condiciones de luz y la temperatura del agua, el tiempo de añejamiento se reduce de manera considerable.

Las botellas fueron estivadas en cajas de caños metálicos y las botellas preparadas para evitar impacto ambiental. Los corchos están sellados y lacrados y las etiquetas directamente se grabaron en el vidrio para evitar utilizar papel.

Este es el informe completo en el Diario de Río Negro.