Foto ilustrativa

En Comodoro, empresarios de la industria metalmecánica elaboraron un prototipo de respirador que puede complementar a los respiradores de alta complejidad y colaborar en el tratamiento de pacientes durante esta pandemia.

El coronavirus ataca el sistema respiratorio y muchos pacientes deben ser entubados y conectados a un respirador automático. Este es el principal problema con el que se topan los sistemas sanitarios mundiales cuando el pico epidemiológico se dispara.

El empresario Enrique Cáseres junto a Facundo López son socios de las empresas Tecnotrol SRL y Electrotecnia Elsus SRL.  Cáseres explicó que «estamos armando un primer prototipo para fabricar unos 20 equipos, según lo que hablamos con la gente del Hospital Regional».

Se trata de automatizar los equipos de respiración manuales, del tipo que se llevan en las ambulancias, «y le agregamos automatización para que el bombeo sea automático y no tenga que ser operado por el enfermero», agregó Cáceres.

Relató que «cuando empezó la cuarentea, al segundo día ya caminábamos por las paredes y no sabíamos que hacer, y surgió de la gente del taller la idea -nosotros hacemos automatizaciones- de automatizar los equipos que son manuales»

Si bien primero pensaron en hacer un respirador completo, después se inclinaron por automatizar algo que ya estuviera desarrollado «para evitar los problemas de la homologación médica», y «agregarle automatismo para que funcione solo».

En cuanto a los insumos necesarios, indicó que se buscaron elementos existentes en el mercado local, en stock, de bajo costo y que no requieran importación.

Así, a los respiradores manuales se les adosa un motor, un microcontrolador, un servomecanismo y un display para visualizar y controlar las variables de oxígeno.

«Los respiradores manuales son de bajo costo, y nuestra automatización también», destacó Cáceres, indicando que pueden tener un costo de $30 mil, frente a los $700 mil que tienen los equipos de alta complejidad. Pero aclaró que «no reemplazan ni sustituyen un respirador de alta complejidad; este es un equipo de bajo costo para casos de emergencia, cuando los respiradores automáticos no alcancen para la cantidad de pacientes, y puede ser un complemento en esta crisis sanitaria».

«Este sistema se puede resolver por 30 mil pesos, se podrían hacer entre 20 equipos en 30 días, esto es una realidad», remarcó, indicando que ya fueron contactados los proveedores y el stock asegurado, pero aún no se abocaron a reunir los fondos que serían necesarios para ello. «Todavía no pensamos en eso, nos van a traer del Hospital Regional una máscara para que esta semana podamos probar el prototipo, y luego veremos», finalizó el empresario.