Línea amarilla

Integrantes de la comunidad educativa de la escuela 528 se comunicaron al Whatsapp de la 17 para quejarse porque de manera diaria se encuentran con la línea amarilla obstruida por automovilistas que incumplen las normas de tránsito.

El colegio 528 funciona en el establecimiento de la Escuela 520, sobre calle España, entre Rosales y Colón. Habitualmente, los alumnos que llegan en sillas de ruedas a bordo de algún transporte escolar o con sus padres, tienen que estacionarse en frente y cruzar la calle dificultosamente por no encontrar libre el estacionamiento con línea amarilla.
«Nos cansamos de llamar a Tránsito y no vienen. La verdad, es una tomada de pelo» sentenciaron en un mensaje a la radio.