Familiares denunciaron inacción y destrato de los jueces.

Familiares encolumnados en la Agrupación “No más abuso sexual infantil” marcharon por las calles céntricas de Madryn reclamando que los abusadores y violadores «permanezcan detenidos, sin beneficios y en una cárcel normal».

En el recorrido, que comenzó en las puertas de Fiscalía, siguió por el Concejo Deliberante y Municipalidad de Puerto Madryn, las familias de las víctimas (niños y niñas de menos de 12 años) dialogaron con distintos concejales e incluso, con integrantes del Departamento Ejecutivo de la Municipalidad de Madryn, manifestando su preocupación y su pedido de justicia ya que uno de los acusados saldría, en los próximos días, con tobillera electrónica y volvería a tener contacto con el niño que habría violado.

Alberto Neira, abuelo del pequeño abusado sexualmente, manifestó que la marcha fue pensada por las familias de las pequeñas víctimas y aclaró que exigen justicia, que los detenidos no tengan más beneficios.

«Estamos destruidos como familias, la gente nos es indiferente y la Justicia tiene tiempos que no entendemos”, señaló.

Por último llamó a «la Jueza del caso a tomar conciencia real de lo que está sucediendo y lo que podría ocurrir».