El código busca regular y penalizar toda conducta que no llegue a configurar delito, y que estén en contra de la convivencia social. Consta de 248 artículos referidos a fuertes sanciones por la venta de alcohol a menores, promoción de pornografía, agravio a docentes y médicos, utilización de pirotécnia y faenamiento clandestino. 

En casos graves, las sanciones pueden llegar a ser hasta tres días de prisión, trabajo comunitario, o multas por montos altos.

El proyecto fue aprobado en la sesión de este jueves en la Legislatura y entraría en vigencia en enero de 2020.

El diputado provincial de CAMBIEMOS en la Legislatura, Eduardo Conde, confirmó que la nueva norma estipula personal de custodia y lugares de detención que hoy no existen.

 

Conde consideró que es «una herramiento fundamental» ya que se garantiza el debido proceso para los contraventores al crearse las figuras del Fiscal Contraventor y los defensores públicos.