A ALASKA EN MOTO: MIKY Y PAMELA SOSA YA ESTÁN EN COLOMBIA

A 30 días del inicio de la travesía con destino a Alaska y ya con más de 10 mil kilómetros recorridos, los moto aventureros madrynenses se encuentran en tierras colombianas y durmiendo en lugares insospechados: un monasterio de 1916!Estas son las crónicas de los dos últimos días y alrededor de 500 kilómetros escritas por Pamela en el Facebook de la travesía: «Dia 29 Quito ☆ Ipiales Colombia Un dia un tanto especial, sabia que llegariamos a un lugar que era uno de mis sueños conocer desde que empezamos armar el viaje. Recorrimos con tranquilidad los 265 km que nos separaban de la frontera y seguiamos admirados de tanta belelza en los paisajes, volcanes con sus picos nevados, quebradas interminables todo hermosisimo, solo la ruta muy rota y bastante ripio pero todo controlado. . Llegamos a Tulcan y se van a sorprender pero nos fuimos a realizar un paseo poco comun, mientras preguntabamos como llegar, nos soprendio el olor a pan caliente de una panaderia y sin dudarlo bajo la lluvia; parada obligada a comer jajaja. mikipamelacementario

A los 200 metros nos encontramos con nuestro destino, el cementerio de Tulcan,si si asi como lo leen nos fuimos a pasear al cementerio caratulado como uno de los mas lindos del mundo. Sinceramente un lugar increible, aca les dejo las fotos y hoy el reporte va con doble capitulo….esperen que aun no llego la frutilla del postre»

Escuchá el diálogo con Roberto Suárez en Cotidiano.

: «Dia 30 Ipiales ☆Cali Amanecimos muy temprano en el Monasterio, cargamos la negrita, nos despedimos de la gente maravillosa de ese lugar y salimos con muchisimo frio y algo de lluvia con destino a Popayan. Fuimos a cargar combustible y la zona sur de mikymoto2Colombia esta bastante complicada de conseguir 13 estaciones de servicio y nada. La negrita venia consumiendo bastante porque sin todas subidas y bajadas, ya cuando estabamos pensando en poner los vidones de repuesto, una gran fila de autos en una estacion nos lleno de alegria . Despues de unos cuantos minutos de hacer fila y contar a todos los que se nos acercaban de nuestro viaje logramos llenar el tanque y seguir. La temperatura comenzo a subir y obligo a realizar la primera parada a sacar los equipos termicos y de paso desayunar nuestra primera arepa de choclo y queso, simplemente espectacular.

Seguimos ruta y de repente el trafico parado, algunas bocinas, y veiamos mucho movimiento de gente caminando cruzando de un lado al otro, logramos avanzar y nos encontramos un curva enorme llena de bares y restaurant donde la gente para para a tomar algo y seguir pero el caos sobre la cinta asfaltica es total, folclore del lugar , parada a tomar un cafecito….. el calor se ponia cada vez mas pesado y de repente otro puestito sobre la ruta y una moto de viajeros, stop a comprar agua y charla obligada con Liliana y Francisco, una pareja de Bogota, que decidimos seguir juntos hasta nuestro destino. Entre charla y charla en alguna parada de trafico nos convencieron para llegar a Cali, el trayecto era largo pero estabamos muy bien acompañados y por locales, que es mucho mejor. Tomamos varios atajos conocidos por ellos para evitar los embotellamientos, pero el de Cali no pudimos, despues de casi 1.30 hs entre todo tipo de circustancias, incluida la lluvia, llegamos!!!! Ellos debian llegar a Bogota esa misma noche pero muy amablemente nos acompañaron a buscar donde quedarnos y luego siguieron su ruta. Esas actitudes tienen un valor incalculable. Mil gracias Lili y Fran por su cordialidad y por la invitacion del almuerzo!!!!»