Las últimas medidas tomadas por el Gobierno referidas a las restricciones cambiarias, están complicando la operatividad de las agencias de viajes.

El principal escollo lo están teniendo los operadores mayoristas que suelen transferir el pago de los servicios contratados en el exterior. En estos casos, el tope de 10.000 dólares estipulado por el Gobierno para transferir, les queda chico a estas agencias que suelen enviar cifras mucho más altas a los operadores internacionales.

Hasta la semana pasada, cada agencia hacía este tipo de transferencias de forma inmediata, sin tener que hacer ninguna gestión. Ahora tardan 48 horas como mínimo, se quejan en el sector.

Pedir autorización al BCRA

Según el Decreto de Necesidad y Urgencia publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno dispuso que las instituciones y empresas deben «pedir autorización al Banco Central para el acceso al mercado de cambios, tanto para comprar moneda extranjera como para realizar transferencias al exterior”.

Con lo cual, esa autorización implica que los operadores deben presentar una certificación con los datos de los proveedores a quienes les giran los fondos. Conclusión: desde el lunes pasado, muchas agencias no pudieron pagar aún esos compromisos.

La cadena se corta

«Los minoristas nos pagan en tiempo y forma pero nosotros no estamos pudiendo transferir el pago de esos servicios al exterior. Es decir que se corta la cadena en este eslabón», se quejaron desde el operador Logan Travel.

Desde la experiencia de Atrápalo, Martín Romano cuenta: «nos hicieron presentar los contratos (el Banco Central). Les dimos datos y facturas de venta y de compra pero recién el lunes se cumplen las 72 horas, para que el Banco Central apruebe o rechace la operación». La firma debe pagar a su casa matriz que oficia de central de reservas.

Según el directivo se trata de algo «normal hasta que se pueda regularizar el procedimiento».

Las agencias minoristas perdieron rentabilidad

En el caso de las agencias minoristas, el impacto viene por otro lado: si bien ellas no giran plata al exterior, tienen que pagar a los operadores mayoristas que son quienes giran el dinero afuera. Sin embargo, los vaivenes del dólar que sobrevinieron luego de las PASO, les hizo perder parte de la rentabilidad, aseguran.

«Si vendí un viaje a Europa hace 10 días que el cliente me pagó en pesos, cuando tengo que pagar esos servicios al mayorista debí pagar el precio en dólares: el riesgo cambiario me hizo perder un 30%», describió la dueña de una agencia minorista.

Fuente: Diario Clarín