El boxeador trelewense y su padre, el ex campeón argentino y sudamericano Gallo, Raúl «Pelado» Montesino, llegaron infectados del país africano, donde el joven pugilista fue a combatir por un título mundial.

Cabe destacar que fueron picados por un mosquito que produce un parásito que ataca el sistema inmune.

Matías está internado con un cuadro estable en una clínica privada y habían logrado conseguir la vacuna para atacar la patología, mientras que su padre se encuentra en un estado más delicado.

El 27 de diciembre pasado, el boxeador trelewense perdió en la ciudad nigeriana de Ibadán con el local Ridwan Oyekola, que consiguió quedarse con el vacante título Súper Pluma de la Federación Mundial de Boxeo.