La crisis económico-financiera de la provincia y el incumplimiento del pago de sueldos estatales en tiempo y forma, relegó el cobro de los proveedores provinciales.

Las deudas de hasta un millón de pesos y correspondientes a 2017 y 2018.

Se pagarían con bonos de endeudamiento, aunque la decisión del Gobierno Provincial nunca se efectivizó.

Son empresas pequeñas y comercios que proveen de insumos, con pocos empleados y que en muchos casos, sobreviven por el volumen de compra del Estado Provincial.

Pablo Tedesco, presidente de la Cámara de Comercio, industria y Producción de Puerto Madryn, fue categórico al referirse a esta situación.

Dijo que no cumplió con nada de lo que se comprometió el Ejecutivo Provincial.