La defensa oficial de Hwan Doo Jin pidió 10 años. La próxima semana se conocerá la pena que le cabe.

Los pedidos de pena se realizaron en la audiencia del martes al mediodía y en la que los abogados querellantes, Rafael Saliva y Fabián Gabalachis, coincidieron con los fiscales Daniel Báez y Alex Williams.

El condenado es un ciudadano coreano de 63, que ejercía como acupunturista y pastor evangélico proveniente de Neuquén, aunque sin supuestamente hablar español.

Durante las audiencias llegó a tener hasta tres traductores.

El máximo previsto por este delito es de 15 años de cárcel.

El caso ocurrió en Febrero en el barrio Solana, cuando Jin ingresó al domicilio de su ex pareja y comenzó a golpearla violentamente. Un vecino logró rescatarla y dar aviso a la policía y a la ambulancia. La mujer sufrió secuelas físicas y psicológicas por el hecho.

«No fue mi intensión matarla ni lesionarla, rezo por ella para que sane sus heridas», declaró Jin en la última audiencia.

El Tribunal integrado por los jueces Patricia Reyes, Marcelo Orlando y Gustavo Castro dará a conocer su veredicto la próxima semana.