El buque incendiado en septiembre será limpiado y hundido por la propia empresa armadora para luego cederlo a la Asociación de Operadoras de Buceo, o alguna autoridad como el Ministerio de Turismo o el ENTE Mixto.

Por estas horas se estarían cerrando los acuerdos respectivos entre el Gobierno Provincial y la empresa IBERCONSA, propietaria del buque.

El acondicionamiento total corre por cuenta de la propia armadora y la aseguradora respectiva y ascendería a alrededor de 5 millones de pesos.

El plazo sería de dos meses hasta su destino final al fondo del Golfo Nuevo.