Los directivos de radios y canales de TV de América Latina y Estados Unidos se prenunciaron contra las estaciones que operan fuera de la ley. Fue durante la reunión del Consejo Directivo de AIR (Asociación Internacional de Radiodifusores) en Buenos Aires. 

Organizada por la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentina (ARPA) y la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA), tuvo lugar la segunda reunión del año del Consejo Directivo de la AIR en Buenos Aires.

La reunión, que fue conducida por el Presidente de AIR, Lic. Eugenio Sosa Mendoza, tuvo en sus sesiones la presentación de un completo informe sobre la situación de la Libertad de Expresión a nivel hemisférico presentado por la Presidente del Comité de Libertad de Expresión, Lic. Ana María Urrutia de Lara.

La agenda tratada por los consejeros fue amplia y tocó temas como la falta de libertad de expresión en algunos países de la región, la desigual operación de las plataformas de Internet en detrimento de la Radio y TV y los profesionales que se desenvuelven en estos medios y también apuntaron contra las radios que sin ningún papel hacen uso indebido del espectro radiofónico. 

Radios “truchas” 

En ese sentido, se aprobó una resolución que lleva como título: “El alarmante resurgimiento de emisoras ilegales en diversos países de la región”.

Se ha constatado el crecimiento en América Latina de la transmisión de numerosas emisoras que ocupan el espectro radioeléctrico sin la debida autorización, invadiendo las zonas de cobertura y servicio asignadas a emisoras legalmente establecidas.

Por ese motivo, debe preservarse el derecho de las audiencias para acceder a las emisoras y sus programaciones preferidas, sin interferencias, con la calidad que las tecnologías disponibles permiten.

El documento resalta: “Que el espectro radioeléctrico es patrimonio de la humanidad cuya administración está delegada, como lo establecen los convenios y los reglamentos internacionales, a los estados de cada país a través de sus autoridades de telecomunicaciones, correspondiéndoles la responsabilidad de su adecuada protección”.

En ese sentido, el Consejo Directivo de AIR reitera “la obligación de las autoridades de comunicaciones de los estados nacionales, en el sentido de asegurar un acceso al espectro radioeléctrico acorde con los requerimientos de la tecnología, los derechos de los asignatarios legales, así como el principio de legalidad y de no interferencia perjudicial, para el pleno ejercicio de la Libertad de Expresión”.