«Consulta de una vecina nacida y criada en Madryn. Ya nadie respeta nada», comentó una oyente al WhatsApp de la radio indignada.