La Dirección General de Tráfico (DGT) de España ha comenzado a instalar cámaras ultrasensibles para detectar de forma automática a los vehículos que circulen con ocupantes que no están usando el cinturón de seguridad.

Las cámaras pueden tomar 50 imágenes por segundo y su sensibilidad es tal que hasta pueden detectar si el conductor está hablando por el móvil, si lleva o no abrochado el cinturón de seguridad o si los niños que viajan en el vehículo están utilizando sistemas de retención infantil, y todo ello a 500 metros de distancia. Ya tienen instaladas 222 cámaras, a las que se añadirán otras 55 este año.

Durante el año 2015,141 personas fallecieron en España por no llevar puesto el cinturón de seguridad. En Argentina, Luchemos por la Vida ha estimado que podrían salvarse 1000 vidas cada año si todos los ocupantes de vehículos lo usaran.

Argentina

Sin embargo, el uso en Argentina es muy bajo. En la Ciudad de Buenos Aires, tal vez el distrito donde más se lo usa alcanza al 65% de los conductores de automóviles particulares, pero apenas cruzando la General Paz su uso cae en los alrededores a aproximadamente la mitad y en el interior del país es bajísimo, en algunas rutas, ciudades y pueblos casi inexistente.

Y ello ocurre como consecuencia de que se controla muy poco su uso y se sanciona menos a los infractores, que ponen en grave peligro sus vidas por no usar este sencillo pero efectivo elemento de seguridad.

¿No es hora de usar estas nuevas tecnologías para encarar de una vez por todas un control serio y permanente del uso de los cinturones de seguridad, y salvar mediante el control y la sanción efectivas 1000 vidas cada año?