Escuela 213

Integrantes de la comunidad educativa de este colegio, que se ubica en el barrio San Miguel de la ciudad, informaron que el dictado de clases se ve perjudicado por distintos motivos: la cocina está clausurada, el sistema de calefacción no se encuentra en óptimas condiciones y hay paro de los auxiliares que realizan el mantenimiento. Por este motivo, la dirección de la escuela debe informar cada día cuáles son los cursos que tiene clases.

«¿Falta algo más?» preguntaron al whatsapp de LU17.