Combustibles Julio2018
Imagen de archivo

En el año 1991 el entonces presidente Carlos Menem anunció en Puerto Madryn, un beneficio diferencial para la Patagonia mediante la exención en el consumo de combustibles, y que abarcaba a Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, del Impuesto de Transferencia a los Combustibles (ITC), lo que fue luego ratificado por ley 23.996.

Para los patagónicos, esto significó un diferencial del 50%, con respecto al resto del país en el valor de los combustibles.

En el 2015 un hábil manejo de legisladores del Comahue, logró también diferenciales en el precio para las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa y para las ciudades de Carmen de Patagones y Malargüe.

Pero la historia que registra esta pérdida de beneficio para los patagónicos, en especial los de la Patagonia Austral, comenzó a fines de los 90, cuando en el gobierno de De la Rúa se intentó eliminarlo.

Fue entonces una fuerte reacción conjunta de sectores empresarios y de legisladores nacionales de las provincias patagónicas, de todos sus partidos, la que frustró ese intento.

No obstante ello desde principio de los 2000, paulatinamente y sin una reacción patagónica acorde a la importancia de este beneficio, fuimos perdiendo esa promoción y hoy llegamos incluso al absurdo de que en Comodoro Rivadavia, Capital Nacional del Petróleo, se pague más caro el gas oíl que en el ACA de la Avenida del Libertador en Capital Federal.

El cuadro que adjuntamos muestra los precios de los combustibles que se registraban el día en que Mauricio Macri entregó el gobierno a Alberto Fernández.

Un buen documento como para empezar a trabajar, gobiernos y los diversos sectores de la sociedad patagónica, para recuperar este beneficio que alcanzaba a toda la población regional y a sus actividades económicas.