BEBÉS CONSUMEN HASTA UN MILLÓN DE MICROPLÁSTICOS POR DÍA

Un estudio reciente revela alarmantes niveles de microplásticos en la alimentación de lactantes, a través de las mamaderas y otros objetos.

Actualidad El martes Christian Devia Christian Devia
Los microplásticos llegan a los bebés a través de las mamaderas
Los microplásticos llegan a los bebés a través de las mamaderas

Los bebés, en su vulnerabilidad, están expuestos a múltiples peligros ambientales, y ahora un nuevo estudio ha revelado otro riesgo significativo: el consumo de microplásticos a través de las mamaderas. Este estudio, llevado a cabo en Irlanda, muestra que las mamaderas de polipropileno (PP-IFB) pueden liberar millones de micropartículas cuando se exponen al calor. Esta situación plantea serias preocupaciones sobre la salud de los lactantes.

Microplásticos en las Mamaderas: Un Problema Generalizado
El estudio realizado por el doctor Jing Jing Wang y los profesores John Boland y Liwen Xiao, del Trinity College de Dublín, encontró que las mamaderas de polipropileno liberan hasta 16 millones de microplásticos y billones de nanoplásticos por litro cuando se calientan a temperaturas superiores a 25 grados Celsius. La exposición a temperaturas más altas, como las utilizadas en la esterilización (95 grados Celsius), puede aumentar la liberación de microplásticos a 55 millones de partículas por litro .

¿Qué Reveló el Estudio?
Los investigadores, colaborando con colegas de 48 países, realizaron una encuesta global para medir la exposición de los bebés a los microplásticos. Sus resultados, publicados en la revista Nature Food, son alarmantes. En promedio, los bebés de un año en América del Norte, Europa y Oceanía están expuestos a 2.280.000, 2.610.000 y 2.100.000 partículas de microplásticos por día, respectivamente. Estos niveles de exposición son significativamente altos y plantean serias preocupaciones sobre los efectos a largo plazo en la salud de los lactantes .

Riesgos y Consecuencias
El consumo de microplásticos no se limita a las mamaderas. Otros productos de polipropileno, como hervidores y viandas de comida, también liberan microplásticos cuando se exponen a altas temperaturas. Esto significa que la exposición a microplásticos es un problema más amplio que afecta no solo a los bebés sino a todas las personas que utilizan estos productos plásticos.

CONTAMINACIÓN CON MICROPLÁSTICOS EN PINGÜINOS DE MAGALLANES

Medidas para Reducir la Exposición
La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) han emitido recomendaciones para reducir la exposición a microplásticos:

  • Esterilización Adecuada: Las mamaderas y tetinas deben ser esterilizadas y dejadas enfriar en el mismo recipiente, cubierto con una tapa.
  • Uso de Agua No Plástica: Utilizar hervidores de metal o vidrio para hervir el agua necesaria para la fórmula.
  • Preparación Segura de la Fórmula: La fórmula debe prepararse en un recipiente no plástico, enjuagado con agua esterilizada. La leche en polvo se debe agregar cuando el agua haya enfriado a 70 grados Celsius y luego enfriarse por 30 minutos antes de transferirla a la mamadera.
  • Evitar Recalentamientos: No recalentar la leche en recipientes de plástico ni en el microondas para evitar la liberación de microplásticos.
  • Desechar Residuos: Si queda leche que el bebé no consume, debe ser desechada inmediatamente y no guardada para su uso posterior.


Implicaciones a Largo Plazo
La presencia de microplásticos en la cadena alimentaria es un problema conocido. Estudios han demostrado que los microplásticos en los océanos pueden entrar en el cuerpo humano a través del consumo de mariscos y otros alimentos. El polipropileno, ampliamente utilizado en la fabricación de productos alimentarios, es una fuente principal de esta contaminación .

La exposición de los bebés a microplásticos a través de las mamaderas es un problema serio que requiere atención inmediata. Siguiendo las recomendaciones de la OMS y ANMAT, los padres pueden reducir significativamente el riesgo para sus hijos. Sin embargo, es crucial que se tomen medidas más amplias para abordar la contaminación por microplásticos a nivel global, protegiendo así la salud de las generaciones futuras.

   

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter de #LA17